viernes, 1 de junio de 2012

Breve historia del fraude en el ENARM

Photobucket

Antes de leer el siguiente artículo, consideremos que La Jornada es un diario de ideología ultraizquierdista. En esta nota, como en otras que han publicado ellos mismos, se dedican a exhibir la corrupción en torno al ENARM sobre todo en los gobiernos de derecha de los últimos años. No por eso lo que dicen deja de tener mucho de verdad, pero mezclado con algo de mentiras y manipulación (v.g. el tal "Movimiento Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas" se lo inventó el autor de esa nota).

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esto es historia vieja, que lleva décadas ocurriendo y que ya tiene raíces. No se puede responzabilizar únicamente a los gobiernos de Fox y Calderón. Todos los gobiernos de todas las ideologías, junto con los médicos corruptos, han sido los responsables de esto.


EL FRAUDE COMO NORMA EN EL ENARM
Gustavo Leal F./La Jornada/15-octubre-2011
Mientras, durante el foxismo, en el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) 25 (2001) las instituciones de salud ofrecieron 3 mil 483 plazas para casi 19 mil médicos aspirantes, en el 26 (2002) se ofertaron 4 mil 114 para casi 21 mil.

2011. Diez años después, ya con Felipe Calderón, en la edición 35 del ENARM, correspondiente a 2011, habría sólo 6 mil 500 lugares. Pero desde entonces la norma ha sido la presencia de presuntos fraudes. El 7 de agosto, Maki Ortiz, subsecretaria de Salud, informó que la dependencia interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) luego de haber recibido quejas por un presunto intento de venta y alteración del ENARM a cambio de 110 mil pesos.
2006. Médicos egresados de escuelas privadas que optaron por el anonimato relataron que el ENARM, edición 30, se había filtrado por todos lados. Ellos compraron –en grupo– la prueba por 150 mil pesos (La Jornada, 9/9/07).

2007. El 6 de septiembre, las secretarías de Salud (Ssa) y de la Función Pública descubrieron la presunta venta de exámenes para la obtención de residencias médicas a 80 mil pesos la prueba, en la que estarían implicados funcionarios de varias dependencias. La Ssa presentó una denuncia ante la PGR y postergó dos meses la convocatoria a la edición 31 para garantizar imparcialidad y transparencia a los 25 mil 500 participantes que concursarían por 6 mil 800 plazas. La Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS), copresidida por la Ssa y la Secretaría de Educación Pública, era la responsable del procedimiento de selección. Horas antes de que se aplicara la prueba, una nueva denuncia reveló la venta del examen por 5 mil pesos.

2008. En marzo, el Movimiento Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas denunció que la CIFRHS viola nuestro derecho a ejercer una profesión en forma libre, toda vez que son del conocimiento público las irregularidades y las condiciones adversas en las que se ha sustentado este examen en años anteriores. La estadística señala que en los pasados 15 años se inscribieron 240 mil aspirantes y fueron seleccionados 66 mil. En la sesión del 5 de septiembre de 2007, la Academia Nacional de Medicina expuso resultados de una encuesta que patentizaron datos alarmantes sobre los fraudes cometidos con el ENARM: 49 por ciento de los interrogados sabe de alguien que sostuvo haber conocido el examen previamente y 40 por ciento consideró que por esa vía no se selecciona a los médicos mejor preparados. Treinta y ocho por ciento consideró que esa prueba no resulta creíble ante la sociedad, mientras la tercera parte de los entrevistados dijo que tampoco lo era frente a la comunidad médica (La Jornada, 13/9/07).

Con costo de 44 millones de pesos, para evitar fraudes y entre muchas fallas, la edición 32 del ENARM se aplicó de manera electrónica. Pero en mayo, algunos aspirantes presentaron por lo menos 83 amparos para impugnar actos de la CIFRHS, luego que un tribunal colegiado de circuito estableció que el Poder Judicial Federal puede revisar la actuación de la comisión, pues ejerce funciones de autoridad y puede vulnerar garantías individuales. El 9 de septiembre, el mismo secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, reconoció ante aspirantes que supimos que hace 15 días les estaban vendiendo el examen en 35 o hasta 60 mil pesos. Tienen razón en desconfiar. Les pido que nos den un voto de confianza. Se presentaron 21 mil 751 médicos para 6 mil 500 plazas disponibles.

2009. El 3 de septiembre, poco antes de que tuviera lugar la edición 33, se divulgó que un presunto ingeniero en sistemas computacionales ofrecía examen y plaza por 60 mil pesos. La Ssa rastreó al ofertante, no presentó denuncia alguna y aseguró disponer de mecanismos que garantizaban la veracidad y seguridad de la prueba.

2010. Para la edición 34 se estableció que no se aceptaría a quien se hubiera inscrito cinco veces, a quien lo hubiera presentado en tres ocasiones y que todos los aspirantes deberían provenir de una escuela o facultad acreditada por el Consejo de Planeación de la Educación Superior (Copaes). Pero el 25 de julio se hizo público que una red de falsificadores que operaba por internet ofrecía el ENARM 2010 por 75 mil pesos.