domingo, 12 de julio de 2009

EL USO INDISCRIMINADO DEL PARACETAMOL

La sobredosificación con paracetamol origina un cuadro tóxico de
necrosis hepática, a veces complicado con lesiones renales, cardíacas y
pancreáticas agudas. Se debe a la actividad de su metabolito reactivo
N-acetilbenzoquinoneimida que, cuando el glutatión hepático se ha
consumido en el 70-80 % y ya no puede fijarlo, reacciona ávidamente
con aminoácidos de proteínas hepáticas. Las dosis tóxica y letal agudas
mínimas son, en el adulto, de 10 y 15 g, respectivamente, pero también
se ha descrito lesión hepática tras ingestión crónica de 5-8 g/día durante
varias semanas o 3-4 g/día durante un año. Los niños al parecer son algo
menos susceptibles a la toxicidad que los adultos. La hepatotoxicidad
potencial aumenta con el uso prolongado de fármacos inductores del
metabolismo hepático (p. ej., barbitúricos, carbamazepina, hidantoínas,
rifampicina o sulfinpirazona) o con el uso crónico de etanol.
El curso clínico de la sobredosificación con paracetamol podemos dividirlo
en 4 estadios en relación con el tiempo transcurrido tras la ingestión:
a) estadio 1 (12-24 horas): náuseas, vómitos, anorexia y diaforesis;
b) estadio 2 (24-48 horas): mejoría clínica aparente; los niveles de transaminasas
glutámico-oxalacético y glutámico-pirúvico, bilirrubina y protrombina
comienzan a aumentar; c) estadio 3 (72-96 horas): hepatotoxicidad
máxima, y d) estadio 4 (7-8 días): eventualmente, recuperación.
La gravedad del cuadro, que puede ser mortal, y su pronóstico han
de valorarse midiendo los niveles plasmáticos de paracetamol en relación
con el momento de la ingestión (v. tabla 22-7). De acuerdo con esta
valoración, el tratamiento será sintomático o dirigido a neutralizar el
metabolito reactivo con productos ricos en grupos -SH. El más recomendado
actualmente es la N-acetilcisteína. Puede administrarse por
vía oral o IV, si es posible dentro de las primeras 8 horas tras la ingestión,
pero el plazo puede prolongarse hasta las 24 horas, si bien el riesgo
de desarrollar una lesión hepática irreversible aumenta a medida que
se retrasa el comienzo del tratamiento. Por vía oral se administran inicialmente
140 mg/kg, seguidos de 70 mg/kg cada 4 horas durante 3 días.
Por vía IV se inyecta una infusión inicial de 150 mg/kg en dextrosa al
5% durante 15 min; en las siguientes 4 horas, 50 mg/kg en 500 ml, y en
las siguientes 16 horas, 100 mg/kg en 1000 ml. Si los vómitos son abundantes,
es obligada la administración IV.